Consejos para estrenar zapatos y que no te duelan los pies

Comparte la noticia:

Cada vez que compramos zapatos tenemos la misma preocupación: que no nos duela el pie ni nos haga roces. Un problema que es difícil de evitar y que suele ocurrir siempre que compramos algún zapato nuevo. Sean abiertos o cerrados, es muy raro que no hagan algún roce, que produzcan dolor de pies, entre otros. ¿Sabías que la Reina de Inglaterra tiene una persona que se encarga de domarle los zapatos? Pues sí, así de fácil y cómodo. Sin embargo, para los que no contamos con esa suerte, es preferible elegir adecuadamente el calzado que nos va a acompañar en nuestro día a día, en una celebración o en un evento. Que sean cómodos debe ser el primer objetivo a seguir, después habrá que hacer el pie a ellos. Por este motivo, somos tu tienda de zapatos en madrid Zapateria Jose Luis Deza. Queremos que conozcas los tips para evitar que tus zapatos nuevos te hagan daño. Sigue leyendo.

Cómo evitar que nos rocen los zapatos nuevos

Los pies son una de las partes del cuerpo que más sufren cuando los zapatos les ocasionan problemas como rozaduras, dolores, ampollas, entre otros. Los necesitamos para caminar a diario y, por tanto, debemos mantenerlos sanos. Teniendo en cuenta que lo principal es elegir que un zapato sea cómodo y no nos haga daño, muchas veces se convierte en una aventura. Puede parecer el zapato más cómodo y, al cabo de varias salidas, ocasionarte malestar. Una sorpresa de la que nunca podemos estar a salvo. Por ello, toma nota de los siguientes consejos para evitar, lo máximo posible, problemas en ellos y no temas en comprarte zapatos. Hay formas de ablandar los zapatos antes de estrenarlos.

Úsalos poco a poco. El día que los estrenes evita andar mucho tiempo y distancias muy largas que impliquen un movimiento total. De este modo, puedes comenzar andando por casa, a ratos y después echarte a andar por la calle.

Usando la parte posterior de una cuchara puedes frotar con fuerza las zonas que más rozaduras puedan hacerte (el talón, las tiras si las tiene, los laterales, etc.). Con esta técnica harás una presión muy similar a la que hace tu pie y, así, conseguirás ablandar esas zonas.

– Con ayuda de un secador y poniéndote varios pares de calcetines podrás ensanchar el zapato.

– Adquirir unas hormas de metal ayuda a que los zapatos planos se ensanchen.

– Otra forma de ensanchar el zapato es añadiendo trozos de papel de periódico arrugados y un poco húmedos, hasta que se rellene todo el interior del zapato. Una vez se haya secado se retira.

– Además, el uso de vaselina o crema hidratante es otra solución para evitar que el zapato te roce, sobre todo en los tacones. Lo que hay que hacer es untar de vaselina o crema la zona del zapato que pueda dar problemas.

No dudes en usar estos trucos para impedir que tus pies te duelan

Si estás pensando en comprarte unos zapatos nuevos y te da miedo la idea de que puedan generarte problemas, te aseguramos que estos trucos son muy útiles y eficaces. ¿A qué esperas para probarlos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *